Autora: Dª. Rosario Escámez Aragón.

Charo Escámez

Charo Escámez

– Gerente de los Centros Pilates Murcia, Estudios Especializados.
– Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
– Técnico Internacional el Método Pilates.
– Teacher Trainer en el Método Pilates de las escuelas:
Body Intelligence
Pilates Murcia, Estudios especializados

  • Más de 10 años de experiencia docente.

Fuentes:
”El entrenador personal de la mujer en el embarazo”. Editorial Pila Teleña.2009.
Manual de estudio de la PMA (Pilates Method Alliance).

¡¡¡FELICIDADES!!!. Estás embarazada, es magnífico, pero te plantea algunas dudas sobre cómo afrontar tu vida cotidiana, por ejemplo, si puedes o no hacer ejercicio físico, cuál es el más conveniente y qué limites debes respetar.

Se ha demostrado que las embarazadas que han realizado ejercicio físico obtienen importantes beneficios. El Método Pilates es una actividad fantástica pero debes buscar profesionales cualificados y especializados en este Método, pues es único en cuanto a la técnica, uso de máquinas específicas y en la forma de ver el funcionamiento del cuerpo humano. Es muy rico y extremadamente complejo si se practica bien. Por ello, un profesional te debe guiar si deseas practicarlo con seguridad y eficacia.

En ese caso, junto con los consejos de tu médico el éxito está garantizado.

Con las siguientes respuestas, esperamos satisfacer vuestra inquietud y orientar a las futuras mamás.

¿Qué beneficios tiene el ejercicio, en general, durante el embarazo y en concreto, la práctica del Método Pilates?

El deporte en general, puede aportar a una embarazada los siguientes beneficios:

  • El control del peso corporal, mediante la combinación de ejercicio físico y la adecuada alimentación.
  • Mantener, e incluso aumentar, el tono de los músculos y su capacidad de contracción. Esto supone otros importantes beneficios como:
    • Que los movimientos corporales se realicen fluidamente y se retrase la fatiga.
    • Dotar al cuerpo de mayor capacidad de sujeción de los elementos esqueléticos, corrigiendo malas posiciones de pelvis y espalda, previniendo dolores.
  • Disminuye la ansiedad, el estrés y mejora el malestar general.
  • Los ejercicios de resistencia aeróbica ayudarán a retrasar el cansancio y a mejorar la capacidad contráctil del corazón.
  • Ejercicios con estiramientos mantendrán la capacidad de movimiento articular.

En concreto el Método Pilates, insisto, con la asistencia de los profesionales adecuados,  reúne todos los requisitos para un embarazo saludable y un parto con menos complicaciones.
Por ejemplo:

DURANTE LA GESTACIÓN:

– El control del peso corporal, combinando la actividad con la correcta alimentación.
– Fortalecerás la pared abdominal (contención, prevención lesiones y expulsión en el parto).
– Alivio de la tensión y el dolor de espalda.
– Fortalecerás las piernas y los brazos.
– Mejorarás la circulación sanguínea, ayuda a evitar la retención de líquidos, los edemas, varices y estrías.
– Mayor relajación, mejoría del sueño, del estrés y del estado de ánimo.
– Menor riesgo de diabetes gestacional.
– Mejorarás la tensión arterial y los niveles de glucemia.
– Mayor concentración, etc.

DURANTE EL PARTO:

– Los partos tienden a ser de menor duración.
– Con menos riesgo de cesárea.
– Disminución del uso del forceps.
– Necesitan menor cantidad de medicamentos para inducir el parto.
– Un puerperio más corto y con actitudes más positivas.
– Mayor tolerancia al dolor.
– Tendrás mayor conciencia corporal de las posturas durante el parto.
– Mejorarás las condiciones de la pelvis y del suelo pélvico para el parto.

POSTPARTO:

– Acelera la recuperación.
– Recuperación del abdomen y de la zona perineal.
– Control del peso y recuperación de la forma física y de la figura de forma saludable.
– Menor riesgo de depresión.
– Mejoría de la circulación y del estreñimiento.

¿Se puede practicar Pilates desde el primer mes de embarazo y hasta su término?

Cuando una mujer se queda embarazada, su cuerpo sufre grandes cambios en todos los aspectos. Estos pueden afectar de muy diversas maneras, ya que cada mujer es única y su comportamiento y evolución puede diferir mucho del de otra en el mismo estado.

Estas sencillas consideraciones te pueden orientar para saber si hacer o no Pilates y en caso afirmativo, cuándo empezar y cuándo dejarlo:

  • Por supuesto, siempre, antes de nada, consulta con tu ginecólogo.
  • No se debe realizar la actividad si aparecen síntomas como:
      • Mareo.
      • Dolor de cabeza o pecho.
      • Debilidad muscular.
      • Sangrado vaginal.
      • Disminución de los movimientos del feto.
      • Antecedentes de aborto.
  • La embarazada debe escuchar su propio cuerpo, pues este, mejor que nadie, es el que va a decir en todo momento lo que se puede hacer y lo que no.

Una vez que empieces, asegúrate de que el profesional al que acudas sabe cómo tratarte a ti en particular en tu nuevo estado y que realiza los ejercicios que realmente necesitas.
Para saber cuándo debes dejarlo, puedes usar la misma guía.

¿Qué ejercicios son los más recomendados y cuáles se deberían evitar?
¿Hay ejercicios que se deben evitar durante un tiempo?

Cuanto más se conoce el caso particular de cada mujer es más fácil dar una respuesta correcta, pero te podemos dar algunos datos a tener en cuenta con carácter general:

  • En general, el nivel de ejercicio debe ser moderado.
  • El trabajo aeróbico de bajo impacto es muy recomendable, caminar sin sobrepasar las 140 pulsaciones por minuto de ritmo cardíaco sería lo correcto.
  • Los ejercicios de fortalecimiento abdominal son muy recomendables, pero de forma correcta,  evitando los ejercicios que aumenten la presión abdominal
  • Ejercicios de fuerza, pero que no produzcan aumento de la tensión arterial.
  • Es bueno trabajar la resistencia y la flexibilidad.

Algunos autores afirman que es bueno trabajar la flexibilidad pero de forma adecuada pues las hormonas producidas en el embarazo generan falsa sensación de flexibilidad, necesitas ganar flexibilidad en los músculos y no forzar las articulaciones.

  • Conviene trabajar en posiciones de descanso. No incidas en posturas fatigantes y que produzcan molestias o dolor.
  • Trabajo postural y concienciación corporal, sobre todo de la columna vertebral y de la zona pélvica.
  • Ejercicios para el suelo pélvico.
  • Ejercicios de respiración.
  • Ejercicios de relajación.

Una vez se ha dado a luz, ¿en qué beneficia el Método Pilates?

Puede ayudar a:
– Recuperar del peso corporal, combinando la actividad con la correcta alimentación.
– Recuperar el aspecto normal de antes del embarazo.
– Recuperar la pared abdominal y de la zona perineal.
– Prevenir o aliviar la tensión y el dolor de espalda.
– Mejorarás la circulación sanguínea, con los beneficios derivados de ello.
– Acelera la recuperación, un puerperio más corto y con actitudes más positivas.
– Control del peso, recuperación de la forma física y de la figura de forma saludable.
– Menor riesgo de depresión postparto.

¿Cuándo es más aconsejado retomar su práctica después de dar a luz?

Como en casos anteriores cada mujer es un mundo. Como protocolo obligado, es imprescindible consultar con el médico y su visto bueno.
También es importante hacer una progresiva incorporación el ejercicio, que suele ser posible después de la primera menstruación. El tipo de ejercicio y los objetivos a buscar dependerán de la exploración ginecológica y se orientará hacia el refuerzo de las partes más débiles. Entre el tercer y cuarto mes después del parto se puede iniciar el entrenamiento de forma más intensa

Esperamos haber sido de ayuda y que hayamos podido aclarar vuestras dudas.
Seguro que podríamos estar hablando más en profundidad sobre el tema así que si te apetece hacernos alguna otra consulta sobre el tema puedes contactar con nosotros a través del correo info@pilatesmurcia.es o en el teléfono 968.967686.

También puedes visitarnos en nuestras Sedes Oficiales en Avda. Abenarabi Nº5 y en Gran Vía Escultora Salzillo Nº 15 (entresuelo) de Murcia capital.