Mes: septiembre 2016

¿Cómo distinguir a un buen instructor de Pilates?

En los gimnasios y centros deportivos actuales se oferta una gran cantidad de ejercicios y actividades. A menudo, esta amplia gama puede hacer difícil para los directores de los centros evaluar la aptitud y el rendimiento de los instructores. Esto ocurre sobre todo cuando se trata de métodos orientados a técnicas específicas, como ocurre con el Pilates. En esta entrada del blog de Pilates Pro -especialistas en la formación de instructores-,  nos proponemos abordar algunos de los conceptos básicos que nos permitirán reconocer a un verdadero profesional del método Pilates.

¿Cómo distinguir a un buen instructor de Pilates?

¿Cómo distinguir a un buen instructor de Pilates?

Titulación

Como ocurre con la mayoría de las profesionales, el Pilates cuenta con  instituciones específicas que certifican la profesionalidad de sus practicantes, así como con centros de formación homologados. Entre todas las asociaciones y  existentes en el mundo, la Pilates Method Alliance es la más reconocida internacionalmente. Tiene sede en numerosos países y realiza pruebas periódicas que requieren la presentación de un número de horas de entrenamiento en el método, realizadas en centros homologados por la institución. Además, sus pruebas deben realizarse periódicamente y poseen caducidad. Es decir, la adquisición de esta titulación debe mantenerse con la práctica continuada y con la certificación periódica que acredite que aún se conservan los conocimientos teórico-prácticos para la instrucción en el método.

 

Pilates suelo, Pilates máquinas

Como es bien sabido, el Pilates consta de dos dimensiones que a menudo se separan completamente: el Matwork o ‘Pilates suelo’ y el conocido como ‘Pilates máquinas’.  Estos dos tipos de entrenamiento estaban integrados en el Método Pilates ‘original’, es decir, en los entrenamientos que concibió Joseph Pilates a principios del siglo XX. De hecho, fue el mismo Joe Pilates quien diseñó personalmente los aparatos que conforman el Pilates máquinas actual.

Si bien es más común encontrarnos únicamente con entrenamientos de Pilates suelo en los centros deportivos, lo cierto es que muchos expertos recomiendan comenzar con el Pilates máquinas, sobre todo en aquellos casos que implican rehabilitación, o problemas de movilidad asociados. El motivo es bien sencillo: la finalidad original de las máquinas es servir de asistencia o ayuda en la realización de los ejercicios, a fin de completarlos de una forma segura. Es decir, los aparatos sirven para impedir posibles lesiones en aquellos cuerpos más vulnerables.

 

Respiración, posición y espalda

Algunos de los puntos a tener en cuenta en cualquier entrenamiento de Pilates son la respiración, la posición y la importancia de la espalda en muchos de los ejercicios. En este sentido, cabe destacar que mientras en torno a las técnicas de respiración existen numerosas posturas y escuelas -casi tantas como instructores-, en cuanto a la posición y la espalda no caben muchas dudas: este tipo de ejercicios está diseñado para mejorar la calidad de vida, la movilidad y salud de las personas, por lo que  si su efecto es el contrario, es decir, sentimos dolor, normalmente es que algo no va bien. Con todo, los procesos de fortalecimiento de la musculatura y mejora de la flexibilidad, cómo no, requieren de esfuerzo y constancia.

Por último, recordar que Pilates Pro es un centro homologado por la Pilates Method Alliance y cuyos instructores cuentan con la titulación internacional de maestros de maestros del Pilates, por la misma institución norteamericana. Con más de 10 años en el sector, Pilates Pro ofrece cursos de formación profesional en Pilates suelo y máquinas, además de contar con la participación periódica de diferentes figuras del Pilates nacional e internacional en cursos y simposios: como Patricia Medros o Mabel Cabrera. Visite la web www.pilatespro.es y conozca las fechas de los próximos cursos completos de Pilates.

3 trucos para mejorar como instructores de Pilates

3 trucos para mejorar como instructores de Pilates

3 trucos para mejorar como instructores de Pilates

Sí, sí y sí. Posibilidad ante todo: algunos instructores caen en un error común que consiste en pensar que “lo más importante de la buena enseñanza es corregir bien”, llevándolos a utilizar demasiado la palabra ‘no’. Lo cierto es que corregir de manera adecuada es clave para que los alumnos superen sus limitaciones y avancen; sin embargo, el punto esencial de todo aprendizaje no recae en aquello que se hace mal, sino en eso que se realiza, piensa o siente por primera vez, es decir, en el componente positivo de aprender. Por estas razones, es mejor guiar hacia el movimiento correcto, hacia la cadencia en la respiración, hacia la intensidad perfecta, tratando de excluir de nuestro vocabulario la más negativa de las palabras: NO.

Falta o exceso de atención: una actitud energética resultar contagiosa, ya que la energía crea energía. Enseñar de manera descuidada y sin atención a los detalles -por ejemplo, sentado en una esquina del estudio- no solo puede resultar molesto para los alumnos, sino que además puede ponerlos en peligro. No hay que olvidar que su seguridad está en nuestras manos, por lo que nuestra atención debe ser continua y proactiva.

Por otra parte, el exceso de atención también puede resultar problemático. Hasta cierto punto, los errores son peldaños que a veces deben recorrerse para llegar a lo alto de la escalera. Por supuesto, esto no significa que no deban corregirse -sobre todo si pueden lesionar al alumno-, pero si notamos que las correcciones impiden o cambian cada uno de los movimientos del alumno, probablemente estemos ‘demasiado encima’. Respetemos el derecho a equivocarse de aquellas personas que aprenden, ya que así, una vez sepan realizar el ejercicio correctamente, serán también capaces de detectar el error previo, aumentando la conciencia acerca de su propio cuerpo.

Utilizar nuestra voz: del mismo modo que un bailarín necesita un cuerpo entrenado para danzar a la perfección, un instructor de Pilates necesita trabajar su voz. La entonación y la cadencia adecuadas, los mensajes que la voz transmite o la forma en la que lo hace, son el rasgo distintivo entre un instructor de Pilates y un verdadero maestro del método.

En este sentido, vemos como a menudo se incide en la importancia de la respiración para el método Pilates, sin embargo, únicamente algunos maestros especiales, como la gran Mabel Cabrera, apuntan a la importancia  de la voz como vehículo para inducir la cadencia precisa de las lecciones.

¿Cómo explicar los ejercicios sin aburrir a los oyentes o cómo hacerlo sin que se sientan en una especie de instrucción militar?, es decir, ¿cómo encontrar ese ‘justo medio’, lejos de la monotonía, por un lado,  y de la estridencia por otro? Y por otra parte, ¿es posible dar el ritmo preciso del latido del corazón a nuestras palabras?¿Puede lograrse la respiración perfecta con sólo introducir determinado ritmo en nuestras instrucciones? Todas estas son lecciones que pueden aprenderse y que resultan fundamentales a la hora de mejorar la enseñanza del Pilates

En la búsqueda de mejorar siempre nuestras capacidades, Pilates Pro -auténtico Pilates Profesional en Murcia-, tendrá el placer de contar con Mabel Cabrera el próximo mes de noviembre, que impartirá con nosotros un curso exclusivo de perfeccionamiento, orientado a mejorar las habilidades pedagógicas de todos aquellos instructores que lo deseen. El curso contará además con créditos homologados por la PMA. Para más información, visite nuestra web: http://www.pilatespro.es/mabel-cabrera

Principios básicos del método Pilates

Para poder practicar el método de modo correcto y así evitar posibles lesiones y maximizar sus beneficios, es necesario realizar los ejercicios de una manera adecuada. Además, para el buen desarrollo de los ejercicios es clave mantener un correcto alineamiento corporal, una concentración constante y un control y coordinación constante de la respiración. Todos los ejercicios deben hacerse de forma controlada y precisa.

Principios básicos del método Pilates

Principios básicos del método Pilates

Los movimientos del método están basados en seis principios básicos:

  1. Concentración

Ante todo se debe prestar atención a los movimientos de Pilates que se están realizando. Piensa en cada movimiento y comenzarás a darte cuenta de lo relacionados que están entre sí todos los movimientos del cuerpo. Siempre has de tener en mente el siguiente paso, esto hará que el sistema nervioso seleccione la combinación de músculos correcta para hacer el ejercicio. El objetivo es que el cuerpo y la mente funcionen como un equipo.

  1. Control

El control es muy importante en el método Pilates, ya que la mente ha de controlar cualquier movimiento físico. Dicho de otra forma, el movimiento y la actividad descontrolados hacen que los ejercicios realizados no sean producentes. Esto tiene una gran relevancia, ya que algunos programas no dan la importancia que se merece y se pueden provocar lesiones.

  1. Centralización

Joseph H. Pilates desarrolló su método en torno a la idea del “Centro de energía” o “Mansión del poder“, en donde se condensa toda la energía necesaria para realizar los ejercicios del método. Este centro de energía es el centro de todos nuestros movimientos y desde allí fluye hacia las extremidades coordinando todas las pautas a la par que se fortalece y se protege la columna.

  1. Movimiento fluido

Romana Kryzanowska (alumna de Joseph H. Pilates) y a su vez profesora de Patricia Medros, definía el método Pilates como “un movimiento fluido que va desde un centro fuerte hacia el exterior”. El ejercicio de Pilates hace que realices una gran cantidad de movimientos de una manera fluida y controlada. Realizar los ejercicios con fluidez, es muy importante, ya que en Pilates no existen movimientos aislados o estáticos, sino que se sigue el fluir natural del cuerpo.

  1. Precisión

La precisión en la ejecución de los movimientos es clave y deriva del control exigido para realizarlos. En Pilates cada movimiento tiene un propósito y esto es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es fundamental concentrarse en realizarlo de un modo preciso y perfecto.

  1. Respiración

Joseph H. Pilates hace hincapié en la importancia que tiene la pureza del flujo sanguíneo. Esta pureza se mantiene respirando correctamente mientras se hacen los ejercicios, así al oxigenarse la sangre se eliminan los gases nocivos.

Por este motivo, Joseph H. Pilates llegó a la conclusión de que la mejor técnica respiratoria para expulsar lo malo y absorber lo bueno es una exhalación plena forzada seguida de un hinchado completo de los pulmones mediante una inhalación profunda.

Tipos de enfoques en la enseñanza del Pilates

El mundo del Pilates ha crecido de forma exponencial en los últimos años. La versatilidad de métodos, maestros y escuelas es cada día mayor. Esta variedad, a menudo criticada desde algunos sectores, resulta apasionante para aquellas personas que entienden el Pilates como una forma de vida. Sin embargo, es cierto que al mismo tiempo esta riqueza puede hacer más difícil encontrar su hueco a aquellas personas que desean formarse como instructores.

Tipos de enfoques en la enseñanza del Pilates

Tipos de enfoques en la enseñanza del Pilates

Esta semana, desde Pilates Pro, os ofrecemos algunas de las claves para entender el Pilates del siglo XXI. El objetivo del artículo será encontrar algunos de los puntos claves que pueden orientarnos en este apasionante mundo y sin pretender realizar un repaso pormenorizado por cada una de las escuelas.

Como hemos explicado con anterioridad en algunos artículos de este blog, parte de esta confusión es consustancial a la esencia misma del método Pilates. Es bien sabido que tras la muerte de Joseph Pilates, creador del método, todo un abanico de ejercicios, enfoques y aportaciones enriquecieron las enseñanzas del maestro, gracias a las contribuciones que sus alumnos directos hicieron. Las variaciones del original, así como las brillantes aportaciones de muchos de sus practicantes durante el último siglo, han producido una explosión de ‘métodos’ dentro del Método Pilates.

Como prueba de esta pluralidad y riqueza encontramos un suceso ocurrido a principios del este siglo, y que  ocurrió como resultado del intento de patentar el nombre Pilates: tras llegar el caso a los tribunales en el año 2000, un juez estadounidense dictaminó que el término Pilates permanecería como algo genérico y no patentable, es decir, el Pilates -como el yoga o el judo- no son una marca que pueda registrarse por empresas o personas.

 

Dos vertientes clásicas y complementarias

Como apunte general, podemos diferenciar dos enfoques que ya se encuentran en el método original de Joseph Pilates: el Pilates suelo o Matwork, y el Pilates Máquinas. Dentro de estos dos apartados y el mismo tiempo, existen diferentes enfoques y ejercicios. Estas dos nociones básicas son una buena referencia para comenzar a acotar qué tipo de formación pondremos en práctica, y es una muy buena primera pregunta cuando nos acercamos a un centro de formación: ¿Qué aprenderé?, ¿Pilates suelo o máquinas?

 

El ‘background’ del maestro

Es importante tener en cuenta la trayectoria e intereses del maestro o formador -en caso de prepararnos como instructores-. El currículo del profesional es siempre importante, pero en este caso no lo es sólo por las credenciales, también lo es por el enfoque que se de a la enseñanza.

Un ejemplo, si encontramos un maestro de Pilates con una amplia carrera como bailarín de danza clásica profesional, es probable que no conciba el Pilates, y en general el cuerpo humano, desde el mismo punto de vista que lo hace alguien especializado en la actividad física y el deporte, un fisioterapeuta o un instructor de yoga. En ningún caso son perspectivas en competencia; se enriquecen las unas a las otras, son complementarias. La clave es buscar cuál se acerca más a nuestra sensibilidad e intereses.

 

New Age y heterodoxia

Por último, existen también escuelas que se aproximan al Pilates para determinados sectores o ámbitos: por ejemplo, existe ejercicios diseñados para momentos precisos de la vida, como el embarazo o la vejez; además, también podemos encontrar ejercicios destinados a fortalecer puntos concretos del cuerpo: como el Pilates para lograr mejorar el suelo pélvico, o el Pilates orientado a mejorar dolores de espalda graves. Por otra parte, también podemos encontrar combinaciones derivadas de enfoques más heterodoxos, como por ejemplo el yogilates, que trata de combinar yoga y Pilates, o  el Pilates enfocado a la rehabilitación y enfocado en la fisioterapia.