Mes: julio 2015

Pilates como salida profesional

Pilates como salida profesional

El Pilates se ha consolidado como uno de los entrenamientos cuerpo-mente más efectivos para mejorar la calidad de vida y la salud. En los últimos años, esta disciplina ha ganado millones de adeptos en todo el mundo, convirtiéndose en el método elegido por personas de todas las edades que quieren sentirse bien tanto por dentro como por fuera.

 

Pilates como salida profesional

Pilates como salida profesional

 

No es de extrañar que se haya generalizado la apertura de numerosos centros donde la práctica del Pilates se ha profesionalizado con excelentes resultados. Esta tendencia en alza, que también ha llegado a nuestro país, pone de manifiesto el creciente interés social por acercarse a este sistema de entrenamiento de la mano de instructores profesionales.

El Pilates es un método que, adaptado a las diferentes circunstancias físicas de cada individuo, es apto para prácticamente todo el mundo. Personas mayores, deportistas que han sufrido una lesión, embarazadas, hombres y mujeres de cualquier edad que quieren mantenerse en forma y mejorar su rendimiento físico, etc.

Además, el uso de las distintas máquinas como asistencia para realizar determinadas rutinas de ejercicios incrementa las posibilidades, de manera que se consiguen alcanzar objetivos físicos concretos de manera segura y controlada que, de otra forma, serían imposibles.

Si eres amante de este método y quieres incrementar tu formación y mejorar tu técnica, desde Pilates Pro, Auténtico Pilates Profesional, queremos animarte a que consideres el aprendizaje de esta disciplina como una salida profesional con la que conseguir aunar vocación y medio de vida.

Hacer carrera en el mundo del Pilates es posible, pero sólo aprendiendo de los mejores, de auténticos instructores profesionales que cuenten con una dilatada trayectoria en este campo. Hay dos requisitos clave para acertar eligiendo un centro instructor de referencia: ponerse en manos de un equipo de profesionales con una amplia experiencia en el ejercicio del Pilates y que reúnan las capacidades docentes y metodológicas necesarias para saber transmitir sus conocimientos.

En Pilates Pro te recomendamos que consultes nuestros cursos y el trabajo que realizamos para difundir el auténtico método Pilates a un nivel profesional, impartiendo un completo programa que reúne todos los requisitos para formar parte del Pilates Method Alliance –USA.

Esta certificación nos acredita, además, con los máximos estándares de calidad en lo que se refiere a la formación del método Pilates, al tiempo que supone la más alta distinción en el ámbito internacional.

 

El auge del método Pilates

El creciente interés por mantener un estilo de vida activo y saludable ha llevado a que los negocios y empresas relacionados con el mundo del fitness estén incrementando de manera exponencial sus cifras de negocio, a lo largo de la última década.

Si además hablamos de la realización de un método con corroborados beneficios sobre la salud, la práctica del Pilates se presenta como un ejercicio completo y apto para todo tipo de alumnos, ya que éste ofrece una mejora integral de la calidad de vida.

Las salidas profesionales para los instructores de Pilates son variadas: desde la apertura de un local propio hasta ejercer como instructor a tiempo parcial o completo en instalaciones privadas o en centros municipales o de titularidad autonómica.

Se trata de una técnica que cada día cuenta con una mayor demanda, ya que los usuarios vez se interesan más por ella y se informan sobre los cursos y seminarios disponibles antes de, por ejemplo, inscribirse en un gimnasio. De esta manera, el Pilates se presenta como una oportunidad laboral con futuro, que también tiene una gran demanda fuera de nuestras fronteras, donde en países como Reino Unido ya se ha institucionalizado y es una disciplina imprescindible en los centros dedicados al fitness.

Descubre tu vocación: conviértete en instructor de Pilates

Descubre tu vocación: conviértete en instructor de Pilates

Descubrir nuestra verdadera vocación es quizá uno de los retos más importantes al que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida. De hecho, muchas personas nunca encuentran la suya. Sin embargo, sólo nos sentiremos verdaderamente realizados si trabajamos en algo que nos apasione.

 

Descubre tu vocación: conviértete en instructor de Pilates

Descubre tu vocación: conviértete en instructor de Pilates

 

El Pilates es una metodología que exige mucha entrega y trabajo constante, pero también una práctica holística que produce beneficios tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente. Convertirse en un instructor de Pilates requiere tiempo y disciplina, pero desde el blog de Pilates Pro, especialistas en auténtico Pilates profesional, os animamos a que encaminéis vuestro futuro laboral hacia este sistema de entrenamiento físico y mental.

 

Características de un instructor de Pilates

Entre las características y requisitos que debe reunir un instructor de Pilates destacan las siguientes:

Constancia y entrenamiento

Al contrario de lo que muchas personas consideran, las características físicas no son lo más importante para un instructor de Pilates. Lo cierto es que la constancia y el entrenamiento son los dos factores que, realmente, marcan la diferencia. Unas excelentes condiciones físicas de fuerza y flexibilidad no suponen por sí solas una garantía de éxito, si no van acompañadas de trabajo constante.

El control del cuerpo y la correcta ejecución de los ejercicios deben aprenderse de la mano de un instructor experto, con una consolidada trayectoria profesional. La mejora de las capacidades físicas llegará con el entrenamiento, lo que nos permitirá conocer a fondo nuestro cuerpo y sus límites, consiguiendo así grandes progresos y resultados.

 

Pasión por los retos

Impartir clases de Pilates es una carrera profesional muy gratificante. Si estás decidido a enfocar tu vida laboral en este campo es que te apasionan los retos y el cambio constante. Cada clase es única, de la misma manera que cada alumno es único.

 

Amabilidad y cercanía

Una clase de Pilates es mucho más que una simple actividad física. La relación que establecen los alumnos entre sí y con el instructor es cercana y amable. La sociabilización siempre aporta un plus de entretenimiento. Se comentan los acontecimientos del día, conocemos personas nuevas y compartimos nuestras inquietudes.

El instructor no debe perder nunca de vista su objetivo final: impartir una sesión de Pilates profesional con la que sus alumnos consigan progresar de manera constante. No se trata de hacerse necesariamente amigo de los alumnos, aunque la buena relación con los otros sea también importante para conseguir un ambiente de armonía propicio para el buen desarrollo del método.

 

Disciplina

El dicho popular asegura que ‘el que algo quiere, algo le cuesta’. Para convertirse en un instructor profesional de Pilates hay que trabajar de manera intensa y amar la disciplina. Tendrás que pasar muchas horas entrenando, ampliar tu formación con cursos y reciclarte de manera periódica con seminarios o clases magistrales. Eso sí, los beneficios y las capacidades que se adquieren compensan las horas de entrenamiento con creces.

 

Curiosidad

La curiosidad llevará al instructor de Pilates a investigar y estudiar aspectos del método que desconocía, mejorando su formación y conocimientos técnicos. Desde cómo se gestó la denominada ‘Contrología’, las nuevas técnicas para optimizar el uso de las máquinas, la historia del método o las últimas investigaciones médicas que señalan los beneficios físicos y mentales del Pilates. El saber nunca ocupa lugar y satisfacer nuestra curiosidad nos llevará a ser mejores instructores y ganar seguridad y confianza en nuestras clases.

Joseph Pilates, un visionario adelantado a su tiempo

Joseph Pilates, un visionario adelantado a su tiempo

“Debo tener razón. Nunca he tomado una aspirina. Ni un solo día de mi vida he estado lesionado. Todo el país, todo el mundo, debería estar haciendo mis ejercicios. Estarían más felices”. Esta frase fue pronunciada por Joseph Pilates en el año 1965, a la edad de 86 años. El padre del Pilates fue todo un visionario que se adelantó medio siglo a su tiempo, a través de la creación de un nuevo método que denominó ‘Contrología’ y que combinaba el trabajo físico y mental, mediante el control del cuerpo y el equilibrio.

 

Pilates Pro

 

Joseph Pilates nació en la localidad alemana de Mönchengladbach y ejerció diversos oficios (fue atleta, boxeador, trabajó en el circo, ejerció como enfermero…). Murió a la edad de 87 años en Nueva York y dedicó gran parte de su vida a desarrollar lo que hoy conocemos como Pilates, un sistema de entrenamiento físico y mental que combina una serie de principios: concentración, potencia, control, precisión, respiración, alineación, fluidez e integración.

 

Los esfuerzos de Joseph Pilates para difundir el método

En la década de los 50, Pilates quería consolidar su método entre las instituciones médicas y educativas de Nueva York y, para ello, llevó a cabo diferentes iniciativas que, poco a poco, fueron dando sus frutos, hasta dar el salto a otros países y continentes. Ya en aquella época, el visionario alemán tenía claro que “los beneficios del Pilates dependen de la ejecución de los ejercicios. Las instrucciones deben ser seguidas con fidelidad”.

Para el precursor del Pilates, el estado físico perfecto es aquel que consigue “la consecución y mantenimiento de un cuerpo uniformemente desarrollado y una mente sana completamente capaz, que nos permita realizar de una forma natural, fácil y satisfactoria nuestras variadas y numerosas actividades diarias, siempre con ánimo espontáneo y placer”. Joseph Pilates añadía que, además, “todos los movimientos deben ser suaves, como si los hiciera un gato”. Así que, por esta razón, “los ejercicios se realizan acostado, sentado, de rodillas, etc., evitando de esta forma el exceso de tensión en el corazón y los pulmones. Se trata de movimientos naturales que hacen hincapié en el hacer y el ser”.

 

Con la ayuda de las máquinas

Con respecto al desarrollo de las máquinas y equipos que ayudan a la ejecución de algunos de los ejercicios, Joseph Pilates se mostraba orgulloso de los resultados obtenidos. “Yo inventé todas estas máquinas. Comencé durante mi regreso a Alemania, a comienzos de los años 20, utilizándolas para ejercitar a los pacientes con reúma. Pensé, ¿por qué usar mi fuerza? Así que decidí crear una máquina que lo hiciera por mí. Puedes comprobar cómo la resistencia que ejerce la máquina obliga a los músculos internos a trabajar. De esta manera, uno puede concentrarse en los movimientos. Deben hacerse siempre lenta y suavemente. Es entonces cuando tu cuerpo está trabajando realmente”.

Las enseñanzas del padre de la ‘Contrología’ siguen vigentes en la actualidad y el método tiene hoy en día miles de seguidores en todo el mundo, gracias a los monitores profesionales de Pilates que dedican su carrera a mejorar su técnica y ampliar sus conocimientos. Sólo el entrenamiento periódico y la constancia nos permitirán alcanzar el equilibrio, la gracia y la fluidez que necesita nuestro organismo para gozar de un completo bienestar físico y mental.

Pilates contra la osteoporosis

Pilates contra la osteoporosis

Según los datos que ofrecen diversos estudios médicos, más de 2,5 millones de mujeres de nuestro país padecen osteoporosis, una descalificación crónica de los huesos que incrementa el riesgo de fractura y puede provocar incómodas molestias en el día a día del paciente, ya que afecta especialmente a la cadera, las vértebras y las muñecas.

Pilates contra la osteoporosis

Pilates contra la osteoporosis

Esta enfermedad, que se presenta de manera paulatina (de hecho, pueden pasar años hasta que, finalmente, el médico la diagnostica), afecta de manera más frecuente a las mujeres mayores de 50 años. Pero, ¿cómo puede el pilates ayudarnos a prevenir o paliar los efectos de la osteoporosis? En la entrada de esta semana, desde Pilates Pro queremos profundizar sobre cómo esta completa técnica nos ayuda a mejorar nuestra salud y combatir la osteoporosis.

 

Dieta sana

Lo primero que hay que señalar es la importancia de seguir una dieta sana y equilibrada, para prevenir cualquier enfermedad. Existe cierta controversia con respecto a la ingesta de calcio y vitamina D, ya que aunque algunos expertos consideran estos nutrientes fundamentales para prevenir la descalcificación de los huesos, otros, por el contrario, aseguran que no existen evidencias científicas que prueben su efecto. Con todo, alimentarnos de forma saludable, con una dieta rica en vegetales, minerales y productos frescos, así como reducir la ingesta de bebidas alcohólicas y abandonar para siempre el tabaco, son factores indispensables para llegar a la madurez sintiéndonos a gusto con nosotros mismos.

 

El ejercicio, factor clave

Además de todo lo anterior, existe otro factor clave para prevenir la osteoporosis y éste no es otro que el ejercicio. Existen varios estudios médicos que ponen de manifiesto que las personas que no hacen ningún tipo de actividad física son mucho más propensas a padecer esta enfermedad.

El ejercicio ayuda a fortalecer los huesos y mantenerlos en buen estado y, además, mejora el equilibrio y los reflejos, lo que contribuye a evitar las caídas, la amenaza más peligrosa para las personas que tienen huesos frágiles. Con todo, si se padece esta enfermedad, hay que realizar una actividad física de carácter moderado y adaptada a las condiciones del paciente, por lo que, antes de iniciarnos en cualquier práctica, debemos consultar con nuestro especialista.

El pilates que realice una persona con descalcificación ósea debe componerse de ejercicios moderados y especialmente adaptados. Siguiendo esta máxima, el pilates puede ser un gran aliado para este tipo de enfermos, ya que contribuye a alargar la columna vertebral y alinearla con la pelvis, las caderas, las piernas, los pies, los hombros y la cabeza, centrando la postura y mejorando la descompresión espinal. Además, la mejora del equilibrio, la respiración y la concentración nos ayudarán a prevenir las caídas o tropiezos.

¿Qué ejercicios debemos evitar? Además de informar previamente a nuestro instructor de pilates sobre nuestra situación, debemos evitar realizar ejercicios rotantes, los que implican flexión lateral y frontal, así como la rotación de la columna vertebral. Además, es aconsejable poner una toalla doblada bajo la cabeza cuando nos tumbemos boca arriba. ¿Qué ejercicios son los más recomendables? Todos aquellos realizados acostados de lado o boca abajo, así como con las manos y las rodillas.

Beneficios de practicar pilates durante el embarazo

Beneficios de practicar pilates durante el embarazo

El pilates es un ejercicio tan completo y equilibrado que está recomendado para diferentes tipos de personas y edades. En el blog de Pilates Pro queremos profundizar esta semana sobre los beneficios que supone practicar esta técnica deportiva durante un momento único en la vida de cualquier mujer: el embarazo.

 

Beneficios de practicar pilates durante el embarazo

Beneficios de practicar pilates durante el embarazo

 

La gestación es un periodo lleno de cambios y la madre debe incluir en su estilo de vida nuevos hábitos que faciliten su adaptación a su nuevo estado. Si la alimentación y el descanso son fundamentales, un estilo de vida activo resulta esencial tanto para el buen estado de la madre como el de el bebé que está en camino.

Por supuesto, es fundamental consultar previamente con nuestro médico de cabecera o especialista qué tipo de actividad podemos realizar y, una vez tengamos el visto bueno de los expertos, podremos ponernos en marcha y dirigirnos a la colchoneta. Muchos recomiendan empezar durante el segundo trimestre del embarazo, momento en el que empieza a crecer más la barriga.

¿Por qué la mayoría de los expertos recomiendan a las futuras mamás la práctica de pilates?

La razón es sencilla: además de ser una técnica de entrenamiento físico apta durante el estado de gestación, los ejercicios de pilates contribuyen a recuperar los músculos de la barriga en menos tiempo, una vez que se ha dado a luz, previniendo la diástasis, y también a evitar las pérdidas de orina que pueden producirse.

Además, durante el embarazo podemos tener problemas con la distribución del peso de nuestro cuerpo. El pilates nos enseña a mantener una buena postura, lo que nos ayudará a disfrutar de una mayor agilidad y evitar lesiones en articulaciones y espalda.

Existen monitores especializados en pilates preparto que nos podrán orientar y guiar a la hora de realizar nuestros ejercicios. Después de tener el niño, también se puede practicar pilates, aunque siempre una vez que haya transcurrido el tiempo necesario para que nuestro cuerpo se haya recuperado por completo, que suele oscilar entre los cuatro y los seis meses.

Con una intensidad moderada que se adapte a las capacidades físicas de la nueva mamá, este técnica contribuye no sólo a mejorar la higiene postural, sino también a mejorar nuestra capacidad de concentración, a través de la respiración, así como a fortalecer la resistencia del suelo pélvico y facilitar el nacimiento del bebé con ejercicios pélvicos específicos.

Con respecto a los beneficios de relajación y concentración que proporcionan los ejercicios de pilates, hay que destacar el importante papel que desempeñan contra el estrés. El embarazo es un periodo de cambios hormonales, físicos y písquicos, por lo que ciertas mamás pueden presentar casos de ansiedad o estrés. La rutina de ejercicios corporales y de respiración contribuye a aumentar el bienestar de la madre y a calmar los nervios y tensiones.

Por otra parte, hay que señalar la mejora de la circulación sanguínea. Los meses de gestación suelen estar acompañados de retención de líquidos y una sensación de hinchazón de las extremidades que se agrava, especialmente, en el último trimestre. El pilates ayuda a reactivar la circulación sanguínea y también estimula el trabajo cardiovascular. Asimismo, ejercita la expansión torácica.

Como se ha puesto de manifiesto a lo largo de esta entrada, no realizar ningún tipo de ejercicio físico durante el embarazo no es lo más saludable, ya que, previa consulta con nuestro médico, existen diferentes actividades que podemos realizar para mantener nuestro cuerpo sano y activo, también durante el embarazo. El pilates es, sin lugar a dudas, una de las disciplinas más recomendadas para las mujeres embarazadas, por sus grandes beneficios tanto para la salud de la madre como la del niño.